viernes, 11 de marzo de 2011

El sueño de Endimión



 Louis Girodet, El sueño de Endimion, 1791


¿Quién es este bello joven? ¿Por qué siempre se le representa dormido? Según la mitología griega, Endimión era un pastor (según otras versiones un cazador) al que un día Selene (*), diosa de la Luna, vió dormido en el monte Latmos. Su belleza cautivó a la diosa y ...en los amores desiguales siempre hay una víctima.



Annibale Carracci, 1597, Galería Farnese Roma


 Luca Giordano, 1675-1680



La diosa virginal Selene fue a ver a Zeus y le pidió que su amado no envejeciera. Ella era eterna y quería contemplar a Endimión en su estado de belleza actual durante toda la eternidad. No podía unir su cuerpo con un mortal pero tampoco dejar de adorarlo.


Pietro Liberi, 1660

Sebastiano Ricci, 1713

Y Zeus encontró una solución divina. Endimión permanecería siempre joven sumido en un sueño eterno. Digamos que condenó a Endimión a una inmortalidad mortal o a un estado próximo a la muerte para toda la eternidad, eso sí, sin arrugas.


Jean-Honoré Fragonard, c. 1753- 1755

Nicolas-Guy Antoine Brenet,  1756

 Y a Selene le pareció muy bien. Según la versión más pudorosa, Selene sale cada noche no para iluminar al mundo sino para contemplar amorosamente el sueño de Endimión. Su claridad es un regalo para el resto de los mortales.



Louis Lagrenée (1724-1805)



Angelica Kauffmann (1741-1807)

Según una versión más carnal, del amor de Selene y Endimión nacieron 50 hijas que se convirtieron en otras tantas estrellas. No se especifica como fueron concebidas, pero parece que en algún momento Endimión, o al menos su cuerpo, se despertaba.
 
Endimión, como hemos visto hasta aquí, ha servido de inspiración a muchos artistas y es un pasivo objeto de deseo para la fogosa vocación de voyeur (o mejor voyeuse) de Selene. Esta leyenda fue uno de los pocos temas que permitían representar jóvenes semidesnudos y en estado de abandono.
 
 

Antonio Canova, 1822


George Frederic Watts, 1872


En la historia de Selene y Endimión, Eros, Tanatos e Hipnos están tan próximos que rozan la necrofilia.

En la exposición Lágrimas de Eros, del Museo Thyssen Bornemisza y la Fundación CajaMadrid (20/10/2009-31/01/2010) se pudo ver un curioso vídeo de la artista británica Sam Taylor Wood que consistía en el interesantísmo tema de ver dormir a David Beckham.



El vídeo duraba un buen rato, la verdad es que no me quedé a comprobarlo. Prefiero los hombres despiertos, por lo menos de vez en cuando hablan (que escuchen y entiendan está todavía por comprobar).

Endimión me ha dado ganas de volver a ver El sueño eterno y de releer La vida es sueño. También llevaré cuidado cuando alguien que dice que me quiere me desee felices sueños.

 
(*) Las identificaciones de las divinidades griegas son a veces múltiples: Selene se corresponde con Artemisa y, más tarde, con la romana Diana.

3 comentarios:

  1. Que bueno tu post y en total tu blog, es interesante y siempre das un analisis desde el punto de vista historico y mas importante aun desde tu punto de vista; lo de Beckham si que es una total porqueria y una verdadera estupidez, dicendo esto en referencia a Sam Taylor, interesante seria haber velado el sueño de un verdadero genio como MAX PLANCK padre de la Fisica Cuantica o bien del padre del Romanticismo musical ROBERT SCHUMANN, el cual por cierto citaba que en sus sueños era atormentado por la nota LA5 o bien que tenia visitas celestiales o del mismo infierno.

    ResponderEliminar
  2. Gracias tnt777. Puestos a soñar que vemos soñar ¿Qué tal Sigmund Freud?

    ResponderEliminar