viernes, 18 de marzo de 2011

Eva, la eterna culpable

Eva, Alberto Durero
¿Si se busca un culpable, para qué hacerlo más lejos si tenemos una mujer a mano? Esta parece haber sido una idea clara del pensamiento judeo-cristiano.

Empecemos por el principio, o sea, por la Creación. Aunque el Génesis es un poco confuso: "Y vio Dios que era bueno. Entonces dijo Dios: hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestras semejanzas y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo; fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra". Dice en el capítulo 1, que resulta muy políticamente correcto en términos de igualdad.


Creación de Adán, Miguel Ángel, Capilla Sixtina

Pero las cosas se complican en el capítulo 2, después de crear Dios a Adán y el Paraíso
"Y le dio esta orden: "Puedes comer de todos los árboles que hay en el jardín, Después dijo el Señor Dios: "No conviene que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada". Entonces el Señor Dios modeló con arcilla del suelo a todos los animales del campo y a todos los pájaros del cielo, y los presentó al hombre para ver qué nombre les pondría. Porque cada ser viviente debía tener el nombre que le pusiera el hombre. El hombre puso un nombre a todos los animales domésticos, a todas las aves del cielo y a todos los animales del campo; pero entre ellos no encontró la ayuda adecuada. Entonces el Señor Dios hizo caer sobre el hombre un profundo sueño, y cuando este se durmió, tomó una de sus costillas y cerró con carne el lugar vacío. Luego, con la costilla que había sacado del hombre, el Señor Dios formó una mujer y se la presentó al hombre. El hombre exclamó: "¡Esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne! Se llamará Mujer, porque ha sido sacada del hombre". Por eso el hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer, y los dos llegan a ser una sola carne. Los dos, el hombre y la mujer, estaban desnudos, pero no sentían vergüenza." Dejaré a los exégetas de las iglesias la explicación de las contradicciones entre ambos capítulos del Génesis, pero aquí la mujer es un subproducto de reciclaje del hombre y está creada para él, es más, es él el que le da nombre como antes lo había hecho con todos los animales.








La creación de Eva, Miguel Ángel, Capilla Sixtina




Paul-Elie Ranson, Eva en el Paraíso. 1899



Adán y Eva, Gustav Klimt



Y llegamos al espinoso asunto del pecado original. La serpiente tienta a Eva y ella cae atraída por la belleza de los frutos, su apariencia suculenta y por la esperanza de que con ellos adquirirá el saber. Adán también come, el Génesis no nos explica por qué, sólo nos dice que Eva le da el fruto.


Hugo Van der Goes, EL pecado original 1479
En este curioso cuadro de Hugo Van der Goes, la serpiente, que luego será condenada por Dios a arrastrase, todavía tiene patas y, lo que es más sorprendente, apariencia de mujer.

Cuando Dios pide explicaciones sobre lo sucedido, Adán no tiene reparos en señalar a Eva con el dedo, siendo el primer acusica. Dios castiga a Eva: "Y el Señor Dios dijo a la mujer: "Multiplicaré los sufrimientos de tus embarazos; darás a luz a tus hijos con dolor. Sentirás atracción por tu marido, y él te dominará" " y también a Adán "Y dijo al hombre: "Porque hiciste caso a tu mujer y comiste del árbol que yo te prohibí, maldito sea el suelo por tu culpa. Con fatiga sacarás de él tu alimento todos los días de tu vida.Él te producirá cardos y espinas y comerás la hierba del campo.Ganarás el pan con el sudor de tu frente,hasta que vuelvas a la tierra,de donde fuiste sacado.¡Porque eres polvo y al polvo volverás!" Así de tristes y pasmados se quedaron los dos
 
Paraíso perdido, Emil Nolde

 Y se acabó lo bueno, empezó la conciencia de la desnudez, de la muerte, el frío, el hambre, el dolor, el trabajo, la expulsión del Paraíso. Tal vez el pecado original no fue más que la adquisición de la consciencia, el empezar a ser hombres.
 
Masaccio, Adán y Eva expulsados del Paraíso Terrenal, 1427

¿Por qué la tentada fue Eva? ¿Porque era más débil? O, tal vez, ¿porque era más curiosa, porque quería saber más, porque no se conformaba? Al menos su pecado fue consciente y original. Adán se limitó a comer lo que le ofrecía su mujer ¿en qué estaría pensando?
 
Eva, Jan Van Eyck. Políptico del Cordero Místico. 1432

 Así pintó Van Eyck a Eva en el Políptico del Cordero Místico de Gante. Una diminuta manzana, como para indicarnos que no era para tanto, y un vientre abultado que representa la condición de madre de la humanidad.

Giuseppe Arcimboldo, Eva con la manzana

 El siempre original Arcimboldo, compone el rostro de Eva con una representación de humanos desnudos y en posturas que indican miedo por lo que se les viene encima.
En todos los idiomas que conozco (tampoco son muchos), el pecado es masculino, sin embargo los artistas casi siempre lo representan con forma de mujer.

Franz von Stuck,  El pecado, 1893
Julio Romero de Torres, El pecado 1913




Antonio Díaz,  El peso del pecado
 Como nos muestra esta obra contemporánea del pintor sevillano Antonio Díaz, la manzana sigue siendo muy apetecible y el peso del pecado no parece ser exagerado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada