martes, 12 de abril de 2011

Arlés 1888, Van Gogh y Gauguin


Una historia que acaba con una oreja de menos parece que acaba mal. ¿O no es así?

El 20 de febrero de 1888 Vincent Van Gogh se instala en Arlés. Viene de París donde ha pasado casi dos años, ha visto muchísima pintura y ha estado en contacto con los pintores más inconformistas del momento: Henri de Toulouse-Lautrec, Émile Bernard, Georges Seurat, Paul Signac, Paul Gauguin. Con éste último tuvo contacto pesonal y pudo apreciar su trabajo realizado durante su viaje a la Martinica.




La casa amarilla, Van Gogh

Pese a que cuando llega a Arlés está nevado, Van Gogh persiste en su búsqueda de la cegadora luz provenzal. Enseguida comienza a pintar al aire libre, recorriendo la región de Arlés a pie. Alquila como taller una parte de la Casa Amarilla contigua al Café de la Estación en el que se aloja.

El puente de Langlois, Arlés, Van Gogh
Melocotonero en flor, Van Gogh

Anciana de Arlés, Van Gogh
Calleja de Saintes Maries, Van Gogh

Van Gogh pintó mucho en los 15 meses que pasó en Arlés, unos 300 cuadros. Muchas de sus obras se las enviaba directamente a su hermano Theo. Curiosamente en Arlés no se puede contemplar en la actualidad ninguna obra del pintor.

Su pintura se orienta hacia el impresionismo, realiza series, varias pinturas sobre el mismo tema, como las de la familia Moulin o la primera sobre los girasoles. Mantiene correspondencia con varios pintores, entre ellos Paul Gauguin, al que anima a venir a Arlés para formar una comunidad de artistas que compartan experiencia y búsqueda de nuevas formas.



Mientras espera a Gauguin, alquila unas habitaciones en la Casa Amarilla y pinta la primera versión de La Habitación de Arlés. La puerta a la derecha se abría a la planta superior y la escalera, la puerta de la izquierda daba paso a la habitación de invitados que preparó para Gauguin.  Es  un alojamiento modesto, con unos pocos muebles de madera de pino. El cuadro presenta una fuerte perspectiva.

Café por la noche en Arlés, Gauguin



 Café por la noche en Arlés, Van Gogh
El 23 de octubre Paul Gauguin llega a Arlés y Van Gogh y él empiezan a pintar juntos. Es el caso del Café de la Estación o de los cuadros en Les Alyscamps (Campos Elíseos en provenzal), antigua necrópolis romana en las inmediaciones de Arlés que luego sirvió de lugar de paseo y de cementerio cristiano. 

Les Alyscamps, Gauguin
Los Alyscamps, Van Gogh

Les Alyscamps, Van Gogh



Incluso pintaron a las mismas personas, como en el caso de Mme Augustine Roulin

Según Gauguin

Según Van Gogh

Muestra de la estrecha colaboración es este cuadro en que Gauguin retrata a Van Gogh mientras este pinta uno de sus célebres Girasoles

Extraño Van Gogh cuyo rostro parece ser un híbrido entre el de Gauguin y el suyo propio. Tal vez un psicoanalista podría explicarnos algo más sobre este cuadro. ¿Tal vez Gauguin se proyectaba en Van Gogh?¿Querría ser él el que pintara los Girasoles?




Girasoles, Van Gogh

Los dos meses que Gauguin pasó en Arlés fueron muy fructíferos.
Arlesianas (Mistral), Gauguin


Árboles azules, Gauguin



Las lavanderas de Arlés, Gauguin

Pero todo tiene un final y a veces éste se acelera. Van Gogh se agotaba pintando, era muy vehemente, psicológicamente inestable y bebía mucha absenta. Gauguin también tenía una carácter fuerte e inestable. Discutieron mucho y el 23 de diciembre la pelea se hizo violenta. El incidente es confuso, pero la versión más plausible es que Van Gogh amenazara a Gauguin con una navaja de afeitar y, tras la huida de éste, se seccionara en un delirio parte de la oreja izquierda. Fue el fin de su conviviencia, pero siguieron manteniendo correspondencia epistolar hasta la muerte de Van Gogh en 1890.


Este autorretrato y la imagen que abre el artículo son los dos últimos de Van Gogh. Aunque Gauguin ya no esté, sigue presente en algunas de las últimas obras de Van Gogh en Arlés.
La silla de Gauguin
 La silla de Van Gogh
Meses después, en Saint-Rémy-de-Provence, donde Van Gogh vivió en una institución psiquiátrica, Vincent vuelve a pintar bajo la inspiración de Gauguin. La Arlesiana (en realidad Mme Ginoux, la arrendataria del Café de la Estación de Arlés) es una copia de un dibujo a carboncillo de Gauguin preparatorio de su Café por la noche en Arlés.

Mme Ginoux, que al parecer había sufrido depresiones, atendió a Van Gogh después del incidente con Gauguin y su posterior internamiento en el hospital de Arlés. A juzgar por su cara tranquila y comprensiva, al menos ella supo escucharle en un momento difícil.

La vida de dos genios se cruzó durante los dos últimos meses de 1888 en Arlés. Cada uno siguió después su camino, el de Van Gogh era mucho más corto en el tiempo y en el espacio.


5 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho leer esta entrada. Enhorabuena por el blog ;)

    ResponderEliminar
  2. Uno de mis preferidos, siempre Van Gogh, muy buena entrada n_n

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Fasim. La familia Roulin tal vez merezca una entrada propia

    ResponderEliminar